Archivo de la etiqueta: Jrue Holiday

Lo mejor de 2013

Lebron James– LeBron James: Ha sido el MVP de la temporada regular, de las Finales y ha conseguido su segundo anillo. Además, ha comenzado la temporada con un nivel que podría colocar a su figura dentro de la leyenda. Claro dominador del 2013 y va camino de serlo en el año venidero. El jugador total, el más dominante del mundo, quien se atreva a discutir su reinado saldrá escaldado.
El coleccionista de títulos y galardones individuales aún tiene hambre. El “three-peat” es el objetivo y alcanzar la figura de su idolatrado Michael Jordan aún es posible, al menos en cuanto a números. Acaba de cumplir 29 años, se encuentra en el mejor momento de su carrera y está, sencillamente, imparable.

Spurs_white_grp_SEALE– San Antonio Spurs: Nunca dejan de sorprender. Llegaron a las Finales y estuvieron a menos de un minuto de proclamarse campeones de no ser por el triple de Ray Allen en el sexto partido. La pizarra de Popovich, su inteligencia y la de sus jugadores siguen ofreciendo lecciones continuas durante los partidos y nada hace indicar que en 2014 esta dinámica puede cambiar.
El último reducto del baloncesto puro en la NBA sigue dando alegrías a San Antonio, algo que lleva haciendo desde que consiguiera su primer anillo en 1999. Duncan, Ginobili y Parker se han ganado un sitio en los corazones de los aficionados tejanos y aún tienen esa penúltima oportunidad para cerrar el círculo y conseguir el quinto título para la franquicia.

George– Paul George: Se hizo con el premio a jugador más mejorado pero no ha dejado de evolucionar hasta el último día del año. Y lo seguirá haciendo. Se ha echado a la espalda al mejor equipo defensivo de la liga y es la gran sensación, reflejando esta importancia en los votos populares del All-Star. Ha llegado al Olimpo de la NBA y no tiene pinta de que quiera abandonarlo.
El salto cualitativo que ha dado Paul George, tanto en el aspecto individual como lo que aporta a Indiana es espectacular. El crecimiento de ambos, que viene de la mano, ha sido un crecimiento basado en el trabajo, en las cosas bien hechas y en el sufrimiento para superar todos los obstáculos que les han ido presentando.

Durant– Kevin Durant: Sufrió la ausencia de Russell Westbrook en los pasados Playoffs pero, aun así, logró alcanzar las Semifinales de Conferencia peleando contra los Grizzlies. Hasta la lesión de su compañero, KD35 estaba encaminado a obtener su primer anillo gracias a una temporada absolutamente brutal, discutiendo el MVP, aunque no en las votaciones, a LeBron.
Lo mejor de todo es que, con la nueva campaña iniciada, el nivel de Durant no ha bajado, sino todo lo contrario. Es el mejor anotador del mundo, pudiendo tirar y convertir desde casi cualquier posición, su evolución hacia la generación de juego se ha consumado y, si bien su equipo parece un escalón por debajo que Indiana o Miami, individualmente estamos ante la temporada del MVP para Kevin Durant.

Los bases que van a dominar la liga en los próximos años: Kemba Walker, Jeff Teague, Ricky Rubio, Kyrie Irving, Jrue Holiday, Stephen Curry, John Wall, Brandon Jennings

– Generación Base: Kyrie Irving, Stephen Curry, Damien Lillard, John Wall, Brandon Jennings, Ricky Rubio, Jeff Teague, Kemba Walker y Jrue Holiday, a los que hay que sumar los rookies Michael Carter-Williams o Trey Burke. Todos ellos van a dominar los próximos años en la NBA y componen una camada cargada de talento desde el puesto de base. Son ellos los que van a “jubilar” a hombres como Tony Parker, Deron Williams o Chris Paul y tiene pinta de que van a hacerlo, aunque llegar al nivel de esta terna será tarea complicada, pues deben conseguir guiar lejos a sus equipos en Playoffs y estar arriba en los premios individuales de final de temporada.
Muchos partidos de temporada regular de la NBA son digeribles gracias a que podemos ver el talento de Irving, Curry, Lillard y compañía que, además, se están instalando, progresivamente, en el estrellato de la liga. Será interesante ver hasta dónde llega toda ésta generación en los próximos años y, ya en 2014, muchos de ellos acapararán muchas portadas.

Harden– De promesa a estrella: Algunos ya han sido mencionados, como Stephen Curry, Damian Lillard, Kyrie Irving o el propio Paul George. En este escalón debemos encuadrar a James Harden, que ha pasado de ser un sexto hombre en Oklahoma a ser el indiscutible referente de Houston y que se ha instalado dentro de los mejores de la liga.
“The Beard” ha demostrado sobradamente que es capaz de ser el líder indiscutible de un equipo y de llevarlo a las primeras posiciones de la complicada Conferencia Oeste. Su crecimiento estadístico ha sido palpable y las sensaciones que trasmite dentro de la pista no han hecho sino confirmar lo que apuntan sus números, incluso más.

Philadelphia 76ers 2012-13

philadelphia-76ersRotundo fracaso. Así se podría definir la temporada 2012-2013 para los Sixers que, no solo no se han metido en playoffs en la débil Conferencia Este, sino que encima apenas han superado el 40% de victorias (34-48). Un equipo que en su pista apenas ha dado solidez (23-18) pero que fuera ha sido un absoluto descalabro (11-30). El primer planteamiento puede ser un tanto catastrófico, pero no lo debería ser tanto si analizamos distintos planos del equipo.

Vaya por delante dos premisas claras: en la Conferencia Este ha habido un equipo (Milwaukee Bucks) que se ha metido en playoff con balance negativo. Y la otra, con todavía mayor incidencia: en este equipo está flotando, porque ni está presente ni está en espíritu (o estaba, veremos) el nombre y la figura de Andrew Bynum. Un Bynum que no ha podido ni ponerse la camiseta de juego para disputar un mísero partido. Pero que, aún con todo y con eso, la plantilla ofreció en los primeros compases de la temporada muy buena imagen, dejando patente que su objetivo claro era estar entre los 8 primeros y que así lo iba a conseguir.

Con ese pro y esta contra, no es descabellado catalogar de “fracaso” la temporada que han hecho los de Doug Collins. Ha estado marcada por su primer fracaso inesperado por todos en los despachos: su apuesta truncada desde el comienzo de Andrew Bynum. Una apuesta arriesgadísima de aproximadamente 16.473.000 dólares que ha estado más pendiente de jugar a los bolos y cambiarse el peinado que de recuperarse. Su fichaje, tal y como reconoció a agua pasada Adam Aron (CEO de los Sixers) “era una decisión que debería haber funcionado”. En septiembre tuvo problemas con una contusión ósea en su rodilla derecha, y los médicos le diagnosticaron su vuelta en diciembre. En ese mes, cuando se empezaba a recuperar, se fue a jugar a los bolos, lo que agravó la lesión y le hinchó la dos rodillas. Se fijó su vuelta para después del All-Star, pero a mediados de marzo se conoció su paso por quirófano por tener afectados los cartílagos en ambas rodillas y la pérdida irremediable para su equipo en la temporada. Un caso “extraño” según lo calificó el presidente de la franquicia, Rod Thorn, pero que en cualquier caso no elude de responsabilidad al propio Bynum. Si tanta importancia se da al caso del pívot es porque fundamentalmente los objetivos de Sixers iban encaminados a que Bynum fuera el jugador franquicia. Más de 16 millones de dólares e ilusiones que no se pudieron cumplir.

Dejando de lado la gran incidencia que ha tenido este hecho en el equipo, Philadelphia dejó buenas sensaciones a comienzo de campaña. Antes de entrar en el mes de diciembre, los de Doug Collins llevaban un 10-6 favorable, pero pese a gustarse en su juego, la situación se empezó a torcer. Su balance entre diciembre, enero y febrero fue de 12-28, y entre abril y mayo, donde había que pegar el último sprint, el equipo no llegó ni a al 46% de victorias en el Este para acabar octavo. Entre otras cosas no lo ha conseguido al ser el equipo que peor bagaje anotador tiene de toda la NBA (apenas llega a los 93 puntos por partido), sumado a que ha acumulado un total de 13 pérdidas por noche. Una trayectoria que ha ido de más a menos a lo largo de esta temporada. Para los aficionados de los Sixers es una pena, ya que tenían algunos nombres importantes y algunos pilares con los que haberse metido, al menos, en Playoff. Hay algunos nombres propios sobre los que destacar su presencia.

PLANTILLA

011913_jrue-holiday_600– Jrue Holiday (17’7 pts, 8 asist, 4’2 reb, 3’7 per): El jugador referencia del equipo. Sus actuaciones estelares, penetraciones y tiros han puesto en pie millones de veces al Wells Fargo Center. Ha asumido la responsabilidad de ser el base y el líder del equipo, aunque con el tremendo debe de las pérdidas de balón. Un aspecto que no le ha ayudado ni a él ni al equipo. Pese a todo, un jugador con enorme talento y enorme incidencia en el equipo. Lo mejor ha sido su salario de este año: algo más de 2.500.000 dólares.

– Thaddeus Young (14’8 pts, 7’5 reb, 1’2 per): Un jugador fiable, en la que ha destacado su regularidad a la hora de anotar desde media distancia y tener cierta seguridad reboteadora. Ha cumplido con lo que se le exigía.

040611-evan-turner-400– Evan Turner (13’3 pts, 6’3 reb, 4’3 asist, 82 partidos): Un complemento de lujo en el exterior de los Sixers. Ha conseguido el objetivo de no desentonar y hacer un gran papel como asistente. Tanto es así que no se ha perdido un solo partido. El segundo de a bordo del equipo y el segundo con más minutos por partido (35’3). Gran importancia y buena imagen.

– Spencer Hawes (11 pts, 7’2 reb, 35’6% 3P, 82 partidos): El particular raza blanca tirador de la franquicia. Sin hacer nada grande, consiguió triples verdaderamente sorprendentes durante los partidos. Insuficiente aun así, como la labor grupal.

– Jason Richardson (10’5 pts, 3’8 reb, 33 partidos): otrora gran matador, el jugador de los Sixers apenas ha tenido continuidad este año para poder ayudar al equipo. No obstante, sus apariciones casi siempre han sido muy positivas, tanto para la labor de penetrador como para probar desde la línea de fuera.

– Arnett Moultrie (3’7 pts, 3’1 reb, 47 partidos. 11’5 min/part): Novato con altura que le puede venir bien a un equipo como Philadelphia. Ha tenido poca incidencia pero ha dejado buenas maneras como 4.

– Kwame Brown (1’9 pts, 3’4 reb, 0’5 tap, 22 partidos, 12’2 min/part): Otro de los fallos gigantescos de los Sixers desde los despachos (y éste todavía más achacable). Un “cacho de carne” que ha tenido incidencia 0 en el equipo cada vez que salía. Centímetros desaprovechados. Y esa labor cuesta casi 3 millones de dólares. Más de lo que ha cobrado Jrue Holiday.

 

FUTURO

act_andrew_bynumLa figura clave en el devenir de los Sixers es Andrew Bynum. En torno a él gira todo el proceso de remodelación y de incorporación de jugadores para la franquicia. La apuesta desde los despachos ha resultado totalmente negativa, ya que además de abonar los casi 16 dólares y medio, medios en Philadelphia han publicado que Bynum no va a tener un trato de favor con los Sixers al convertirse en agente libre. Se marchará al mejor postor sin pensar en un cierto “agradecimiento” por el contratazo de este año sin jugar un solo minuto. Esto además implicará a los Sixers más riesgos económicos si quiere construir en torno a él su franquicia. Su intención es clara: la apostar por un center domintante aún con riesgos de otro año tan dramático. De no ser así, deberían mirar en el mercado un jugador sobre el que construir el equipo (fundamentalmente en la pintura).

Otro de los asuntos que tendrá que resolver su presidente es la del entrenador. Doug Collins ya declaró que no iba a continuar al frente del equipo, y por tanto tendrá que buscar un head coach que comulgue con los jugadores que tenga en plantilla (sobre todo en el hipotético caso de Bynum).

Con Jrue Holiday garantizado hasta 2017 y Thaddeus Young hasta 2016, es evidente que necesita buscar un arma en la zona que le dé ese plus para ser un equipo de playoff nuevamente… y todo dependerá de lo que vaya a hacer Andrew Bynum.

Fotografías: philly.com, nba.com

Participantes en el concurso de habilidades

Skills-ChallengeLa dinámica de hacer competir a jugadores NBA por Conferencia en el All Star también se va a seguir en el Taco Bell Skills Challenge. Al igual que en el concurso de mates y en el de triples, habrá un duelo entre el Este y el Oeste.

El objetivo será completar el circuito de habilidad en el menor tiempo posible. El recorrido consistirá, como siempre, en una serie de pruebas a lo largo del campo de baloncesto con pases (picado y de pecho), canastas (tiro y penetración) y dribling (zig zag botando el balón). El jugador de cada Conferencia que registre el tiempo más bajo pasará a la final.

Participantes:

– Conferencia Este: Jrue Holiday (Sixers), Brandon Knight (Pistons), Jeff Teague (Hawks)

– Conferencia Oeste: Damian Lillard (Blazers), Jeremy Lin (Rockets), Tony Parker (Spurs)