Aquellos maravillosos Hawks

Jeff Teague. Demarre Carroll. Al Horford. Y recientemente Kyle Korver. Casi, hasta se planteó la salida de Paul Millsap. Jugadores de un casi quinteto All-Star lúcido que una vez defendieron los mismos colores y que lo hicieron de manera envidiable, para deleite de todos sus seguidores. No fue hace tanto.

60 victorias por tan solo 22 derrotas. Un balance que bien lo podría firmar cualquier contender en la NBA. Este registro, digno de unos Spurs, Cavs, Rockets o los mejores Thunder, lo firmaron unos Atlanta Hawks en la temporada 2014-15 que, desde el año 2000, han sido prácticamente (por plantilla y resultados) los mejores de la época.

Dos años después de la llegada de Danny Ferry como General Manager, llegaba la jugada maestra. Josh Smith se marchaba a Pistons, pero a cambio Atlanta recibía espacio para acoger a una de las mejores parejas interiores que tuvo la liga: Paul Millsap y Al Horford. Consiguieron ser los mejores, no solo de su División, sino de la Conferencia Este, llegando a la Finalísima contra los Cavs de LeBron.

Lejos de pensar que Atlanta podría haber sufrido con estos traspasos (hablamos de 4 titulares All-Star de primera línea –Korver, Horford, Teague y Carroll-), la franquicia se encuentra en 4º posición en el Este y con casi 60% de victorias en su casillero. Por lo que a nivel colectivo, y aún manteniendo a su estandarte Millsap en nómina, parece que no les ha ido del todo mal.

¿Y qué hay de las individualidades exiliadas? Repasamos qué tal les ha ido o les puede ir a los que un día defendieron, con cierto éxito, los mismos colores. Especialmente, a 4 de su ex quinteto titular.

Jeff Teague: el base titular de Hawks llegó este mismo año antes de iniciar la temporada a Indiana Pacers. Hasta entonces, Teague había ido progresando en la mayor parte de sus números en la franquicia. De hecho, la pasada fue la mejor en cuanto a anotación se refiere con 17.6 puntos por partido, 7 asistencias y 1.7 robos de balón. A día de hoy en Indiana mantiene la línea en esos guarismos, aunque habrá que esperar a que complete su primer año en otro equipo que no sea Atlanta.

Kyle Korver: la más reciente marcha de la franquicia. El cañonero rubio de la NBA había creado escuela en la franquicia con su tiro de tres puntos (suyo fue el récord de más partidos con al menos 1 triple anotado, un total de 127, hasta que apareció Stephen Curry). Actualmente traspasado a los Cavs de LeBron, el rol que desempeñará el triplista es muy claro: abrir espacios para LeBron e Irving y poder anotar cada vez que pueda. Considerando que a lo largo de su carrera promedia más del 40% de acierto desde el perímetro, no hay duda de que es un arma ofensiva jugosa.

DeMarre Carroll: muchas idas y venidas de un jugador que se convirtió en relevante en el equipo entrenado ya por Mike Bundenholzer. El jugador llegó procedente de Utah con papeles testimoniales, y en Atlanta alcanzó un nivel superior en cuanto a juego ofensivo e importancia como titular (más de 12 puntos, 5 rebotes y 2 tapones por partido). Desde la pasada temporada recala en Toronto Raptors donde consigue mantener el nivel alcanzado por aquel entonces en la franquicia georgiana.

Al Horford: el dominicano fue, quizá, la baja más dura. Formaba una dupla exquisita con Paul Millsap, que además les había dado réditos de fábula. No hacían mucho ruido pero sus respectivos 20-10 por duplicado permitía a Atlanta ser un serio rival en todas las pinturas a las que se enfrentaban. Tras convertirse en agente libre, Danny Ferry abogó por la llegada de Dwight Howard, con lo que el límite salarial llenó todo cupo posible. Con la llegada de Horford a Celtics, el jugador no ha bajado su nivel. De hecho, él, con Isaiah Thomas a la cabeza, lideran unos Boston que van por un camino envidiable en la Conferencia Este.

¿Y Paul Millsap?: En un principio había estado en el mercado, siendo una perita en dulce para cualquier equipo. No obstante, la franquicia ha regulado y, de momento, ha optado por reservarlo, a riesgo de perderlo este mismo año en la agencia libre.

Estas pérdidas no implican que Atlanta Hawks vaya a caer. De hecho, como antes se ha remarcado, están en 4ª posición en el Este. No obstante, la reciente marcha de Korver ha hecho pensar en aquellos maravillosos Hawks que llenaron de gracia a todos sus fans, especialmente cuando su juego y resultado les hizo llegar a las Finales de Conferencia Este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *