Lo mejor de 2016

dep1232453230dea25_0¿Cómo quedarnos con cuatro o cinco momentos del pasado 2016? ¿Cómo elegir entre las múltiples fotografías, las innumerables instantáneas que los últimos 365 días de NBA han dejado en nuestras retinas? Sí, es imposible, cada uno tendrá los suyos, pero en Esfera NBA hemos intentado seleccionar los más representativos, aquellos con los que cualquier aficionado se podría identificar.

El anillo de Cleveland

La ciudad del estado de Ohio vivía con una especie de maldición deportiva que, principalmente, se extendía al baseball y al baloncesto y ha sido el año 2016 el que ha alumbrado el fin de ese particular gafe. En el tema que nos ocupa, los Cleveland Cavaliers se han colocado en el Olimpo de la NBA gracias a un título conseguido con sangre, sudor y lágrimas, como dijo LeBron al acabar el emocionante e histórico séptimo partido de las Finales.

lebron-james-ok-ksbd-620x349abcEl tapón del propio James a Iguodala, el triple de Irving sobre Curry, la sanción de Draymond Green en el quinto partido, el 3-1 que lograron remontar los Cavs o los casi cuatro minutos que los Warriors estuvieron sin anotar en los instantes finales del séptimo encuentro son aspectos de una serie definitiva que pasará a la historia como una de las más emocionantes y tensas que se recuerdan.

Incluso para los haters de LeBron este anillo no molesta demasiado porque, con su vuelta a Cleveland, su reencuentro con su gente y con su tierra, nos ganó un poco para su causa. Porque todos sabemos que se lo merecía, porque ganó al mejor equipo de la historia en temporada regular y porque, qué narices, a veces no siempre ganan los más favoritos.

73-9

maxresdefault-2Estos tres números pasarán a la historia (como las Finales). Todo buen aficionado a la NBA ya sabe qué significan y poco se puede decir sobre ello. Es el mejor balance de siempre en temporada regular para un equipo desde que se juegan 82 partidos. Y lo han alcanzado los Golden State Warriors de Curry, de Thompson, de Iguodala, de Green, del Death Lineup, de Steve Kerr, de Luke Walton como interino o de un Oracle Arena que ha vivido demostraciones ofensivas de niveles surrealistas.

Pocas dudas ofrece ese balance, ahora bien, ¿merece la pena si no 3711172989_926db28650_zse consigue el anillo? Porque en el banner que cuelga del United Center con el título de los Bulls de 1996, en la parte inferior, hay un 72 bien grande que refleja el anillo y el record conseguido (hasta entonces) de más victorias en temporada regular. Y, lamentablemente, los Warriors no podrán tener esa banderola en el Oracle.  Esa discusión de si es más importante ganar el anillo o ser el mejor equipo de la historia permanecerá para siempre gracias a esta temporada maravillosa que no pudo culminarse con el mejor final posible.

Retiradas ilustres

usa-today-9250105-0Ya nada volverá a ser como antes. Esta frase, manida en poemas y canciones de amor se aplica perfectamente a la historia romántica de la NBA con personajes ilustres que ya no volverán a pisar las pistas. Kobe Bryant, Tim Duncan o Kevin Garnett, representantes de una era asombrosa, enlace de los 90 con el nuevo milenio, ganadores de once anillos entre 1999 y 2014, se han retirado. Y lo han hecho cada uno a su estilo: Kobe lo hizo anotando 60 puntos en el último encuentro de su carrera después de una gira de despedida a lo largo y ancho del país; por su parte, Duncan se despidió con la humildad y la discreción que su carácter le obliga. Garnett, en cambio, se vio obligado en los albores de la nueva campaña. Todos ellos, en mayor o menor medida, forzados por las lesiones que no les permitían competir de igual a igual con los nuevos físicos que dominan la NBA.

o-tim-duncan-facebook-645x356Pero, este cambio de guardia, para los nostálgicos, supone un cambio de ciclo, el cierre a aquellas noches de Montes y Daimiel, de la era post-Jordan, de la vuelta de los Lakers a la élite, del salvaje Oeste o de la aparición de nuevas generaciones lideradas por LeBron, Durant y compañía. Pero, como queriendo alargar el adiós eternamente, estos tres colosos que este año dicen bye bye se mantenían en la élite, llegando a finales (y ganándolas).

Kobe, Duncan y Garnett son los últimos exponentes de camadas tan talentosas como las del 96, y los años sucesivos hasta la llegada del año 2000. Pocos representantes quedan en la liga actual pero estos Hall of Famers nunca se retirarán porque, gracias a ellos, conseguimos que ver la NBA fuera algo más que ver baloncesto.

Desembarco español

Hasta 10 representantes españoles disputan (y disfrutan) minutos en la NBA en la campaña 2016/17. Mucho se puede hablar de la importancia de cada uno, pero sólo el hecho de que estén, hacen del año que dejamos atrás uno especialmente importante para los interesas patrios en la mejor liga del mundo.

espanoles-nbaAquí no somos sospechosos de chovinismo y no haremos gala de ello, pero es significativo que tantos y tan variados jugadores se encuentren actualmente compitiendo, en muchos casos, al nivel de los mejores en la NBA. Es cierto que el nuevo marco de contratación ha facilitado el desembarco al no poder igualar los equipos europeos los salarios que ofrecen más allá del charco (caso del Chacho) y que los jóvenes, ávidos de nuevas experiencias, ansían probar suerte con los mejores (los hermanos Hernángomez o Alex Abrines).

Y, además, de estos, se encuentran los consagrados, los que tienen un nombre en la liga y lo demuestran sus contratos, sus roles y sus números. Algunos mejor que otros, pero todos con importancia en sus respectivas franquicias. Qué decir de Marc Gasol, candidato indiscutible al All-Star, y de Pau, que ha vuelto a las boletas del anillo gracias a San Antonio. O Ibaka y Mirotic, adoptados por España y que, sobre todo el congoleño, se destapan en Orlando y Chicago. Más dudas ofrecen Ricky (inestable en Minnesota y bajo el foco del traspaso) y Calderón (azotado por las lesiones) pero, aún así, claves en sus equipos.

Las expectativas de todos ellos serán las nuestras y, aunque sabemos que repetir la instantánea de 2015, con los hermanos Gasol como titulares en el Este y el Oeste, será harto complicado, el papel de los españoles marca la pauta foránea en la NBA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *