En busca de la felicidad

portland-trail-blazers-t1Se aventura una temporada intensa y emocionante en Portland. Las sensaciones que dejó el equipo la temporada pasada, tras perder a un puntal como LaMarcus Aldridge y otros titulares como Wes Matthews o Batum, fueron ciertamente esperanzadoras y el crecimiento de jugadores como CJ McCollum o Allen Crabbe y el establecimiento definitivo de Damian Lillard como estrella de la liga (aún sin All-Star), hacían presagiar una campaña de Playoffs y buenos resultados (en Esfera NBA los situamos en 4ª posición).

Así y todo, tranquilos, ahora no viene un “pero” que empañe lo expuesto anteriormente. Simplemente una serie de matices. El primero de todo es que llevamos apenas diez días de competición y cualquier conclusión que se pueda extraer es una osadía altamente irresponsable. Aquí sólo vamos a analizar lo que hemos visto y lo que podría llegar a ocurrir.

5Vaya por delante que Portland Trail Blazers nos gusta. Mucho. Unos de nuestros tweets de la semana hacía referencia a la guerra que van a dar a lo largo de la temporada. ¿En qué nos basamos? Sobretodo en su dinamismo, en su capacidad para anotar desde el exterior y en la explosividad y frescura de su juventud. Y en su entrenador. Terry Stotts ha demostrado ser un head coach más que competente y ha sacado provecho de todos y cada uno de los formatos que ha planteado en pista. Aún está en período de pruebas, modificando y rotando jugadores hasta encontrar la fórmula deseada.

En este temprano análisis de Portland vamos a focalizarnos en tres apartados clave que están penalizando al equipo (el jueves día 3 de octubre acumula 2 victorias y 3 derrotas). La primera se centra en el acierto, especialmente desde el triple, cuando el equipo ha perdido esos tres partidos. La segunda clave se dirige hacia la defensa, mientras que la tercera va directamente a esas probaturas de Stotts y a los quintetos que va situando en pista a lo largo del partido.

¿Vivir y morir desde el triple?

Los Trail Blazers son el séptimo equipo de la NBA en volumen de triples intentados (28,2/part) y los novenos en acierto con un 37%. Es decir, están por encima de la media de la liga en intentos y acierto desde más allá de la línea. Pero no son un equipo cuyo uso del triple sea excesivo, ya que sólo el 31,7% de sus lanzamientos son desde esa distancia (11º de la liga). Gracias a estos datos podemos extraer la conclusión de que Portland es un conjunto que necesita el triple, por su sistema de juego y por el biotipo de jugador que tiene, pero que no abusa de él, como sí puede hacer Houston, por ejemplo.

at Pepsi Center on November 9, 2015 in Denver, Colorado. The Nuggets defeated the Blazers 108-104. NOTE TO USER: User expressly acknowledges and agrees that, by downloading and or using this photograph, User is consenting to the terms and conditions of the Getty Images License Agreement.

El problema del tiro de tres en los Blazers llega con el acierto. Hemos visto que andan por encima de la media en este aspecto, pero bajan considerablemente (a niveles similares a Brooklyn o Philly) cuando caen derrotados. ¿Esto qué significa? Que, cuando pierden, su porcentaje de acierto es bajo, inferior a su media, pero no desastroso. Es en las victorias donde los de Terry Stotts alcanzan su culmen ya que, en los dos partidos saldados con triunfo, los Blazers lanzaron más triples y con un acierto superlativo (45,1%), algo estratosférico teniendo en cuenta que el mejor equipo de la liga en este aspecto es San Antonio con un 42%.

Es decir, en las victorias, Portland tira más y mejor desde el 7,25. ¿Conclusión? Para ganar, Lillard y compañía dependen de un mayor volumen de triples y de un acierto superior a la media, excelso y, quizás, demasiado positivo para poder mantenerse en el tiempo. Pero, insistimos, esto es sólo un pequeño análisis con una muestra muy pequeña (apenas cinco partidos). Observaremos detenidamente esta tendencia.

Defensa: agujero en la pintura

Vamos a analizar diferentes apartados estadísticos que hablan sobre la defensa de Portland, que no es especialmente buena que digamos. En primer lugar, el deffensive rating (puntos permitidos cada 100 posesiones) lo sitúa con el séptimo peor dato de la liga, encajando 106,3 puntos por encuentro, lejos del nivel medio (alrededor de 101 pts). Siendo un dato malo y que no habla bien de la retaguardia de los Blazers, la línea exterior está dentro de la élite de la liga, dejando a su rival en un 31,4% desde el triple, aspecto que tiene mucho valor cuando los jugadores que más minutos acumulan en el backcourt son Lillard y McCollum, no conocidos especialmente por sus habilidades defensivas. Eso sí, también comparten espacio con hombres como Aminu o Harkless. Con lo cual, equilibrio.

Bien, una vez visto el buen nivel defensivo en cuanto al triple rival se refiere, pasemos a la pintura. Ahí Portland tiene un problema. Es el peor equipo, con diferencia, de la liga, permitiendo hasta 53,2 puntos por partido. Sin duda, la baja de Ezeli es un factor determinante, ya que los Blazers no disponen de otro corrector interior que supla al ex jugador de los Warriors. Adefestus-ezeli-signs-with-portland-trail-blazers-0bf40aaabbd82866más, la utilización de quintetos bajos (algo que ya veremos posteriormente) condena al equipo en posiciones interiores, permitiendo 11,6 rebotes ofensivos por encuentro, el octavo peor registro de la liga.

La rotación interior, debido a la utilización de quintetos con menos altura, se reduce a los 24 minutos de Plumlee, los 16 de Ed Davis y los 14 de Leonard. Ninguno de ellos es un defensor de élite en la zona y Portland lo está sufriendo. Una vez regrese Ezeli y Stotts ajuste los quintetos de forma adecuada, la sangría interior debería reducirse considerablemente.

New Death Lineup

Esta expresión, que se puso de moda con Golden State y su quinteto formado por Curry, Thompson, Iguodala, Barnes y Green, la vamos a utilizar para bautizar a un nuevo quinteto, muy utilizado por Terry Stotts, y que está dando buenos resultados a los Blazers. Pero, ojo, sólo a nivel ofensivo, como ya hemos detallado antes. En este caso sí que utilizan un interior (Plumlee) pero muy enfocado a la ofensiva. Acompañándolo están Lillard, McCollum, Aminu y Harkless. Este quinteto (titular) es el más usado por el entrenador y tiene los mejores registros atacantes dentro de las diferentes variantes que se han visto en pista.

Pero, si bien en ataque rinden muy bien (están por encima de la media en porcentaje de acierto en tiros de campo y en triples), defensivamente sufren más. La fórmula de juntar un quinteto de “pequeños” se sustenta en la posibilidad de que todos los jugadores puedan defender a todos los rivales en pista al producirse los diferentes cambios defensivos consecuencia de bloqueos. Por ejemplo, Draymond Green podía emparejarse con el base rival y defenderlo a la perfección. Esto, con el quinteto de los Blazers antes aludido, no se puede hacer, ya que Plumlee sufre ante un missmatch con jugadores exteriores.

En nuestra humilde opinión, la fórmula del Death Lineup no debería ser el objetivo de Portland, más aún cuando Ezeli se recupere de su lesión, ya que disponen de jugadores interiores capaces de provocar desequilibrios ofensivos y defensivos, además de contar con una pareja letal en maxresdefault-1ataque y stoppers exteriores de alto nivel.

Por todo ello, podemos decir que los Trail Blazers están en fase de ajuste, que nos han dejado partidos muy interesantes (vs Utah) y que Lillard está a un nivel estratosférico (eso ya no sorprende). Por tanto, demos tiempo al equipo para apreciar su evolución, su capacidad de adaptación (con Stotts, esto es una garantía) y disfrutemos de un equipo que, como ya dijimos, va a dar mucha guerra.

 

Un pensamiento en “En busca de la felicidad

  1. Pingback: Decepciones de la temporada (Diciembre) | EsferaNBA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *