Russell Westbrook: motivos y peligros para su MVP

Muchos analistas en Estados Unidos ya lo tienen claro: Russell Westbrook será el MVP de esta campaña en la NBA. Su tremendo tramo final de temporada, unido a su espectacularidad y su hambre, le han convertido en el foco de todas las estadísticas individuales: este chico las va a romper.

Pero quizá no conviene ir tan deprisa. Es indiscutible que el californiano va a ser la estrella de su equipo. Fundamentalmente porque ya no está Kevin Durant, con quien formaba una de las duplas más potentes de la liga. Pero no hay que olvidar que, especialmente en el Oeste, la temporada es dura y larga. Y son varios los jugadores (y por ende, los equipos que pueden ayudar) a que logren el MVP de la temporada regular.

Por ello, parece evidente que el MVP de Westbrook se posa en una balanza. Por un lado los claros motivos para que consiga su MVP. Pero por otro, los peligros que le pueden acechar al ex de UCLA para que se le escape de entre las manos el preciado premio, pese a la actuación individual que pudiera conseguir.

Motivos para su MVP

Actuación individual histórica: como apuntábamos antes, muchos analistas ya tienen claro que los partidos de Westbrook van a ser tan salvajes y con unas estadísticas tan brutales que van a romper moldes. Y lo cierto es que hay algo indiscutible: el año pasado, Russell consiguió en una temporada 16 triples dobles, para un total de 36 en toda su carrera. Si consigue promediar un triple doble esta temporada sería MVP fuera de toda duda. La hazaña es casi épica, hercúlea, solo a la altura de Oscar Robertson (30’8 pts 12’5 reb 11’4 asis con los Royals en la 61-62). Se admiten apuestas.

011716-nba-thunder-russell-westbrook-pi-ch-vresize-1200-675-high_-84La soledad del líder: ya no existe un Kevin Durant haciendo sombra. El base es la estrella del equipo de manera tajante y unánime. Solamente él como jugador franquicia. Solamente él para dirigir y comandar. Ya el año pasado dio muestras de su importancia sobre la pista promediando un doble doble (más de 23 puntos y 10 asistencias por partido). Si eso lo hizo junto a Kevin (bien es cierto que varios de esos pases se convertirían en asistencias por la actual estrella de los Warriors), parece que su liderazgo tendrá que ser único para comandar un equipo que aspira, de nuevo, a meterse en playoff. Y para ello, se necesita una única figura. Y a Westbrook ya no le tapa nadie.

Hambre de gloria: Que Westbrook no tiene nada que demostrar al mundo está más que claro. Pero parece que el californiano sí tiene aún una cosa pendiente que esclarecer a las masas: yo sin Durant, sin el privilegiado, sin el niño bonito, llevo a este equipo a lo más alto. Y conociendo el carácter de Westbrook no sería extraño que pensara así. Aún le queda por ganar un anillo, que es más complicado y que depende de más condiciones ajenas a lo individual. Sin embargo, si hablamos de demostrar en una temporada lo que vale, llevando al equipo a playoff y siguiendo su línea habitual, su hambre no va a hacer sino aumentar. Y alguien con talento y con hambre… ya se sabe.

Condiciones físicas, técnicas y tácticas: Westbrook es el base que mejor condición física tiene de toda la NBA. No solamente hablamos de su importante altura para ser un 1. También de su explosividad que le hace ser casi imparable cuando penetra a canasta. Técnicamente ha ido progresando una auténtica burrada, mejorando el tiro de 2 (algo más del 45% de acierto la pasada temporada: la mayor de toda su carrera). Y tácticamente ya sabe que debe ser un base líder, con asistencias de peso que también ganen partidos.

Peligros para su MVP

Carácter Westbrook: El mismo carácter ganador que tiene el base de los Thunder puede ser su arma de doble filo. A veces ese carácter le hace querer ser, sí o sí, el protagonista que gane el encuentrrussell-westbrook-playero. Otras veces, si no le sale la mayor parte de lo que intenta, ese afán de querer demostrar que es el mejor en su posición le hace obcecarse (como con el triple: la pasada campaña fue la peor de su carrera). Debe saber administrar su ansia, sus tiempos y su carácter para no cavar su propia tumba.

Equipo insuficiente: De primeras, la plantilla de Oklahoma no es de las más fuertes de la Conferencia Oeste. Sin embargo, tampoco es tan mala como a priori se pudiera pensar tras la huída de Durant. La buena presencia de Victor Oladipo, la esperada mejora de Enes Kanter, la lucha de Steven Adams o el tiro de Ilyasova, por poner casos, y todo ello potenciado con Westbrook, puede ser un equipo en la brega por los últimos puestos de playoff. Pero no es, ni de lejos, una plantilla como para que luzca un MVP entre sus filas.

Ojo a las lesiones: no por ser evidente deja de tener importancia. Pese al apabullante físico de Westbrook, jugar 82 partidos a un nivel excelso (y siendo alguien que puede llegar a abusar de sus potentes aptitudes atléticas) no es tarea fácil. Si no sabe administrar sus fuerzas y su cuerpo, es posible que las lesiones musculares aparezcan. Y una lesión en mitad de la carrera por el playoff tumbaría sus opciones de la manera más drástica. Especialmente, en alguien que también necesita de físico para deslumbrar como deslumbra.

Excesiva competencia por el premio: No hay que olvidar a los rivales que tendrá Westbrook en la carrera por el MVP. De primeras, el propio Durant, aunque en otro equipo, se jugará el asunto con Stephen Curry. Dos titantes en un mismo lugar para optar por un premio que se ha llevado el año pasado el eléctrico base francotirador. Por otro, LeBron James, siempre presente, siempre al acecho, y flamante campeón de la NBA. Y con él, todo lo que llega. ¿Kyrie Irving? Nada descartable tampoco. En un lado y en otro la competencia es brutal. Como siempre, lo único cierto lo marcarán las estadísticas y la realidad. Pero está claro que otros, por estar en el equipo en el que están, ya parten con mayor ventaja.

russell-westbrook-vresize-1200-675-high-69

Vistos los motivos y los posibles peligros, lo que es incuestionable es que Russell Westbrook va a ser uno de los jugadores más seguidos en la NBA durante esta campaña. Bien sea por su éxito o por su fracaso, aficionados, medios y directivos hablarán sin duda del base de Oklahoma City Thunder. Uno de los indudables protagonistas de esta temporada 2016-2017 a punto de comenzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *