Diez preguntas para la nueva temporada NBA (Parte II)

Segunda y última parte de la presentación de la temporada en Esfera NBA. A lo largo de los siguientes días, iremos publicando nuevos posts, profundizando en algunas de las preguntas que nos hemos planteado aquí y que irán surgiendo a lo largo del año.

¿Qué puesto han de ocupar los Thunder para garantizar el MVP a Westbrook?

Sólo, abandonado por sus amigos, con pocas o ninguna referencia ofensiva que absorba tanto juego como él. Y con muchos balones que disfrutar. Así está Russell Westbrook este año en OKC. Libertad absoluta para hacer y deshacer, capacidad sobrada para hacer números de MVP, pero… ¿estará su equipo a la altura?635834842980350029-2015-11-18-russell-westbrook

Si nos atenemos a los fríos datos, Westbrook ha doblado su producción cuando Durant no estaba en pista (lesionado), especialmente en el uso ofensivo (como explica perfectamente Andrés Monje en este artículo de KIA en Zona). Estos números nos hacen temer un abuso de balón, lanzamientos y asistencias. Esta capacidad de anotar, innata en Westbrook, ya sea a través de tiros exteriores o de media distancia o bien mediante sus penetraciones animales, hará que su media se dispare, ya que no tiene al lado a un primera espada como Durant, con el que compartía ese volumen.

Si bien los puntos no van a ser un problema, tampoco debería serlo el apartado reboteador. Ese hambre, ese deseo de buscar el rendimiento constante, de sumar (para el equipo y para sí mismo), de rendir al máximo nivel posible y, por qué no decirlo, ese ansia de competir hasta la extenuación, van a hacer que Westbrook rebañe rebotes defensivos y cargue los ofensivos como si de un alero se tratase. No es necesario aportar datos para ello, sabemos que esto va a pasar.

Con el tema de las asistencias tendremos un problema mayor ya que, para que sume en la estadística no sólo Russell tiene que pasar (que lo hará), sino que el receptor tiene que anotar. Y ha perdido dos socios importantes como son Durant e Ibaka. Aun así, los pases doblados a Kanter y Adams deberían ser fuente de anotación para Oklahoma y es en el perímetro donde los Thunder presentan más dudas. Robertson y Oladipo, compañeros en el backcourt, no son anotadores exteriores y sólo Abrines y Morrow podría calificarse como tiradores fiables. El equilibrio entre los puntos que lleguen de fuera y de dentro y cómo sepa repartirlo Westbrook, marcará la diferencia para OKC y, además, el dato de asistencias del base.

Ahora bien, estos párrafos se limitan a poner de manifiesto que, sin lesiones, Russell Westbrook va a hacer números de MVP. Sin duda. Pero, ¿qué balance de equipo es necesario para que un jugador se lleve el trofeo de mejor jugador de la temporada? Basándonos en la historia, la mínima posición necesaria sería una cuarta plaza en la Conferencia Oeste. Palabras mayores. Y es que, desde el año 82, cuando Moses Malone logró el galardón, todos los MVP´s hasta la actualidad lo han conseguido en equipos que han finalizado, como mínimo, cuartos en sus respectivas conferencias (los Rockets de aquel año terminaron quintos). Ardua tarea para los Thunder.

El base del futuro

Una de la irrupciones más fulgurantes y sorprendentes en la historia de la NBA fue la de un base con cuerpo de alero y una visión del espacio y del tiempo absolutamente fantásticos. Con sus 2,06 de altura, Magic Johnson dominó el puesto de armador en los años 80 y creó un nuevo biotipo de jugador.

Nov 1, 2015; Toronto, Ontario, CAN; Milwaukee Bucks forward Giannis Antetokounmpo (34) dribbles the ball up the floor against Toronto Raptors during a 106-87 loss at Air Canada Centre. Mandatory Credit: Dan Hamilton-USA TODAY Sports

Hoy, a las puertas del año 2017, más de treinta años después de aquella aparición, se vislumbra otra revolución física en la NBA. El griego Giannis Antetokoumpo, gracias a la visión de su entrenador Jason Kidd (uno de los mejores y más infravalorados bases de la historia), aspira a ser el director de juego, el guard, el eje sobre el que giren los Milwaukee Bucks. Sobre sus 211 centímetros de altura reposa una innovación única. Muchos pívots desearían ese físico para poder pelear en la zona (que se lo digan a Chuck Hayes) pero Giannis desplegará todo su cuerpo desde la cabecera de ataque. Osado, sí, pero apasionante. Sobre todo si sale bien.

Pero, ¿qué ha de pasar para que salga bien? En primer lugar, que Antetokoumpo evolucione varios aspectos del juego como viene haciéndolo en sus temporadas NBA. El bote de balón con ambas manos, el lanzamiento exterior y la lectura de juego son puntos de mejora imprescindibles si bien la capacidad de trabajo y las muestras de ese incremento de rendimiento nos hacen pensar que el Giannis de hoy no se parecerá en nada al de las temporadas sucesivas.

Es muy posible que no veamos cambios especialmente significativos y que ni siquiera ocupe el puesto de base con asiduidad, pero sólo el atrevimiento de plantea a un 2,11 como base y eje del juego de un equipo merece atención y seguimiento detallado. Imaginaos un equipo que cuenta con jugadores como Carter-Williams, Middleton (lesionado para toda la temporada), Antetokoumpo, Jabari Parker, Thon Maker o Greg Monroe. Cuerpos con una envergadura superior a la media. Veremos el desarrollo de los acontecimientos.

¿Están los Timberwolves preparados para llegar a Playoffs?

Sí. ¿Lo conseguirán? Difícil. Su plantilla aún es joven y los alcanzarán no tardando mucho, pero quizá les falte algo para lograrlo esta campaña. Analicemos someramente el roster de Minnesota:

  • Base: sobradamente cubierto, fato de tiro exterior, pero con una capacidad atlética que no tienen otros equipos. Dunn es un proyecto de jugadorazo, pero estamos ante su temporada rookie, con lo que no se debería cargar de responsabilidad. Ricky está ante su última temporada de consolidación. Si da el paso en anotación que se le lleva pidiendo desde hace años y los Wolves se meten en Playoffs, el español se instalará en la élite de la NBA (ya lo está en el apartado defensivo). Si no, seguirá siendo un buen base pero podría perder su status de titular, ya sea en Minnesota o en cualquier otro lugar). Finalmente, LaVine está dando muestras de una evolución brutal y, en el momento en que mejore su visión y lectura de juego, aspirará a la titularidad. No será raro verle desplazado al “2”. Tyus Jones peleará por los minutos que descansen los tres mencionados.
  • Aleros: Wiggins copa toda la atención en este puesto y su irregular tiro exterior ha obligado a los Timberwolves a rodearlo de triplistas. En este sentido, se ha fichado a Brandon Rush, pero parece un poco insuficiente para suponer una amenaza equilibrada. Eso sí, Wiggins ha venido trabajando el triple de manera constante y se espera un incremento de acierto para este año. Muhammad se quedó en lo que apuntaba y no lo consolidó, LaVine puede ayudar y Bjelica puede hacer daño desde el puesto de “3” alto, pero parece poco para pelear en el salvaje oeste.
  • Interiores: versatilidad, intimidación, anotación y potencial. No estamos definiendo a los pívots de Minnesota, sólo a uno de ellos. Y es que Karl-Anthony Towns apunta a superestrella. Es un Anthony Davis más pesado y con más intimidación. Alrededor del dominicano se puede construir un entramado interior que proteja la agresividad en las líneas de pase de los Ricky, LaVine, Wiggins y compañía. Dieng es un gran defensor y la llegada de Jordan Hill es un buen complemento en ambos lados de la pista. Cortos de efectivos pero equilibrados. Pekovic se pierde la temporada, no es una pérdida dramática.

Todo ello nos puede hacer ver que, posiblemente, les falte algo para llegar a PO pero, en nuestro ranking mental, lo situamos peleando por la octava plaza. Interesante ver su evolución durante la temporada y el crecimiento que se les supone a muchos de sus jugadores.

Cleveland Chemistry

Cleveland Cavaliers' Lebron James, left, Kyrie Irving, center, and Kevin Love pose for a portrait during the NBA team's media day, Monday, Sept. 28, 2015, in Independence, Ohio. (AP Photo/Ron Schwane) ORG XMIT: OHRS106

Esto no debería ser un problema, más aún cuando ese posible problema de química prácticamente no apareció. De hecho, el título conseguido refuerza la idea de Tyronne Lue. Pero, en un equipo con un hipermegasuper crack mundial e histórico como LeBron James, uno de los mejores bases de la actualidad (Kyrie) y un ala-pívot All-Star venido a menos (Love), nunca se sabe. Parece que el bueno de Kevin ha aceptado subyugar su importancia al bien común y cede balones sin problemas a Irving y James. Hasta ahí, problema resuelto.

Es justo decir que este planteamiento no se presenta como un problema, sino como una incógnita, la cual no ha de ser necesariamente negativa. Explicamos: la química entre estos tres jugadores se solucionó, como decimos, restando importancia a uno de ellos. Bien, ahora es interesante ver cómo evoluciona una vez conseguido el ansiado anillo. Si continúa en perfecta armonía, todos contentos y todos felices en Cleveland. Si no, habrá que realizar ajustes (no en forma de traspasos, por supuesto, aunque nunca se sabe) y sí en función de roles, minutos y tiros. Ahí se verá si Lue es entrenador, como sí parece, o sólo es Espinete, el amigo de los niños/jugadores.

Otro interrogante, que se está alargando demasiado, es el referido a la renovación de JR Smith. Apuntalar ese puesto de escolta titular será clave y los triples de JR siempre se han valorado en Ohio, así como su renovada actitud. Por ahí viene el fichaje de Mike Dunleavy, tirador experto, fiable y que no va a reclamar más tiros que los que le lleguen. Es un movimiento que asegura la posición en caso de negativa de Smith.

Finalmente, queremos dejar claro que los Cavs son candidatos, son los vigentes campeones y que la bonito de un vencedor es ver cómo se reconvierte, cómo afronta los partidos con el anillo en el dedo y cómo sus estrellas se sitúan de nuevo en dinámica ganadora.

Los Spurs son fiables, fuertes y ¿campeones?

Mucho se habla de Golden State y Cleveland (lógico) por ser los actuales finalistas. De San Antonio se ha hablado poco, como siempre, por debajo del radar. La triste despedida de Duncan ha copado la atención en Texas y sólo la llegada de Pau Gasol mitiga esa pérdida un poco. Jugadores diferentes, misma inteligencia. Posición cubierta, solidez inalterada.

Pero la fuerza de los Spurs reside en el grupo, en la conjunción de sus jugadores. Manudona ha decidido seguir y, seguro, algo ha visto para volver a sentir el hambre competitivo. Vamos a adivinar qué es:lamarcus-aldridge-kawhi-leonard-660x400

  • Crecimiento: Kawhi Leonard ya aspiró firmemente el año pasado al MVP. ¿A qué no puede aspirar este año? Su crecimiento y evolución no tienen límites, ya es el jugador franquicia del equipo y está rodeado de veteranos de clase mundial como Ginobili, Parker o Gasol. Pero también hay que estar atentos a Kyle Anderson, un armador en cuerpo de alero que crece paso a paso. Con Popovich juegas lo que te mereces y el ex de UCLA cada vez tiene más minutos. Interesante ver el rol del rookie Dejounte Murray.
  • Equilibrio: bases complementarios (Parker y Mills), escoltas con enorme flujo anotador (Green, Ginobili), alero TOP (Leonard), compañeros más que fiables (Anderson, Simmos) y un juego interior ofensivamente devastador (Aldridge, Gasol, Lee). Solo la falta de un corrector en la zona merma ese equilibrio, aunque el propio Pau lo ha hecho en numerosas fases de su carrera si está protegido ante rivales más móviles. En definitiva, plantilla equilibrada, que sabe a lo que juega y que mantiene el estilo Popovich.
  • Fortaleza: nunca des por muertos a los Spurs. La perfecta conjunción entre veteranía y juventud, su patrón de juego de búsqueda de espacios, su entramado defensivo y la profundidad de plantilla los hace favoritos a todo SIEMPRE. Y este año no va a ser distinto. Como por arte de magia, volverán a superar las 50 victorias y, aun sin Duncan, seguirán en la élite, precisamente, por la fortaleza de su grupo.

Con todo ello, desgranando mínimamente el potencial de su plantilla y valorando sus puntos fuertes (profundizaremos en ello la semana que viene), podemos decir que San Antonio Spurs está, para nosotros, en el mismo escalón de “favoritismo” que Warriors y Cavaliers.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *