Previa Finales NBA 2014

Miami Heat at San Antonio Spurs NBA MatchupSan Antonio Spurs contra Miami Heat. Con ligeros matices en plantilla y en situación del equipo, la NBA se prepara para reeditar el enfrentamiento por el anillo que ya vivió en 2013 y que no dejó indiferente a nadie. Con el factor cancha a favor de los tejanos y un equipo que puede presumir de unidad y del mejor banquillo en la liga, San Antonio se prepara para paliar el mal trago que tuvo que sufrir la temporada pasada por estas fechas. Enfrente tendrá a Miami Heat, un equipo que progresivamente ha ido mejorando en su juego hasta el día de hoy y que actualmente se encuentra en un momento excelso. El estado de forma de su Big Three ha alcanzado la cúspide y los «secundarios» han aparecido y demostrado que pueden ayudar perfectamente a sus estrellas.

Spurs consiguió el pase tras derrotar a Thunder por 4-2, con un último partido que se decidió en la prórroga y donde el factor Ibaka marcó sobremanera el devenir de los enfrentamientos. Por su parte, Miami hizo hincar la rodilla a Indiana con, quizá, menos resistencia de la esperada por parte de los de Vogel. Fieles también a su estilo, los de Florida machacaron a su rival cada vez que les permitieron desarrollar un juego al contraataque y físico.

Por suerte para ambos finalistas, llegan sin ningún problema de lesiones, ya que Tony Parker, aunque tocado, sí que podrá salir de inicio en el primer partido. Pese a que en unas Finales (y más entre equipos tan igualados) puede pasar cualquier cosa, hay que tener en cuenta una serie de premisas teóricas y tácticas, a priori, sobre el papel.

-Control del rebote: el aspecto crucial sobre el que giran los otros 3. Parece evidente pero quien imponga su ley bajo los tableros va a tener los partidos muy aventajados para llevarse la victoria. Si Miami consigue rebotear a sus anchas en defensa, conseguirá puntos rápidos al contraataque (y en eso son de los mejores) y privará a San Antonio de canastas fáciles bajo tablero y, sobre todo, de segundas oportunidades con triple abierto para los de Popovich. Evidentemente, con el rebote ofensivo, Heat puede emplear sus armas abiertas también desde la 7,22. En cuanto a Spurs, debe imperar su rebote para que juegue ataques estáticos, que es como mejor rédito saca a su ofensiva, aunque no desempeñe mal papel saliendo a la contra. Por supuesto, con el rebote ofensivo y con Tim Duncan como puntal, los puntos en segundas oportunidades puede ser una mina de oro para los de Popovich. La explicación para ambos es simple. La ejecución, puesto que hay que lucharlo y llevarlo a la práctica, no tanto.

-Fidelidad de estilo: Ataque estático enfrentado al ataque a la contra. Movimiento de balón frente a transiciones rápidas. Y, por supuesto, la defensa física frente a la defensa organizada. Más allá de ciertos emparejamientos claros (Leonard-LeBron), una buena actitud defensiva provoca pérdidas y robos que también se transforman en puntos. Y, por descontado, una buena defensa bloquea el rebote y no permite tiros fáciles. Con todo ello, será más fácil ser fiel a su juego tanto unos como otros.

-Solvencia de las estrellas: pese a que el Big Three de Miami llega en un estado de gracia, el Big Three particular de San Antonio (Duncan, Ginobili, Parker) han demostrado ser increíblemente solventes cuando la situación lo ha requerido. A su manera, las estrellas no faltan a la cita, y se espera lo mejor de ellas. Se presupone que estarán a la altura, con lo que serán los que vengan tras de ellos quienes también tengan que marcar las diferencias en unos aspectos o en otros.

-Imposición de juego: teniendo en cuenta todo lo anterior, el equipo que imponga su ritmo es el que menos esfuerzos va a tener que realizar para jugar y no tener que «inventarse» un «plan B».

No obstante, que las Finales del año pasado sirvan para darse cuenta que en este tipo de series tan igualadas son cruciales los detalles. Más allá de caer en tópicos deportivos, la experiencia ha demostrado que un tiro tras una buena finta de Tony Parker, una penetración no parada de LeBron James, un palmeo errado de Tim Duncan o un triple de Ray Allen pueden decidir un anillo. Por ello, y aunque haya que mirar de reojo una serie de factores teóricos, al final los detalles de cualquier jugador (recordemos las amplias plantillas de cada uno) pueden decidir la eliminatoria. Desde Danny Green hasta Patty Mills. Desde Ray Allen hasta Chris Andersen. Cualquiera con una buena racha de tiro, una gran defensa o una acción decisiva digna del mejor clutch player establecerás las diferencias.

Pero aun con todo esto hay que tener presente un aspecto obvio: es en la cancha donde deberán demostrar sus virtudes y esconder sus defectos. Calidad tienen ambos. Quien esté mas acertado se llevará el anillo de la temporada 2014. Que comiencen las Finales.

Foto: http://www.local10.com/sports/duncan-were-happy-its-the-heat-again/26277650

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *