Imposición de ley natural

Miami dictó su estilo de juego arrebatando el factor cancha a San Antonio. Los visitantes usaron sus mejores armas con un superlativo LeBron James a la cabeza. Los de Popovich fallaron en los tramos más decisivos del encuentro sin llegar a ser ellos mismos.

LeBron James fue trascendental para su equipo con 35 puntos. Foto: nba.com

El segundo partido de las Finales en el AT&Center empezó con dos incógnitas bien resueltas: la temperatura óptima regresó al pabellón tras el arreglo en el aire acondicionado y LeBron James ya no tenía ningún síntoma de calambres: estaba en perfecto estado. Tanto, que fue la figura indispensable para que los de Florida se adjudicasen el factor cancha consiguiendo una victoria en terreno tejano.

Y eso que el partido no comenzó nada bien para el de Akron. Tuvieron que ser Chris Bosh y Rashard Lewis las referencias de Miami en el primer cuarto ante la buena defensa de San Antonio. Spurs se cerró bien en la zona y consiguió un parcial de 10-4. Los de Popovich realizaron un buen primer cuarto gracias en gran medida a Tim Duncan. El de Islas Vírgenes sigue teniendo la energía de un novato y la experiencia de todo un histórico veterano. Una perfecta combinación que se tradujo en unos 12 minutos magistrales para él con 11 puntos. Y cuando no era Duncan, era Parker quien aparecía para intentar poner tierra de por medio. En cuanto a Miami, su mejor noticia fue el marcador al término del primer asalto: 26-19. Los de Florida registraron uno de los peores cuartos en lo que va de playoffs con 6 pérdidas y 8/17 en tiros de campo. Y LeBron y Wade, desaparecidos en combate: solo 2 puntos entre ambos.

La actuación de Tim Duncan (18 pts 15reb) no fue suficiente. Foto: nba.com

Nada más empezar el segundo cuarto San Antonio consiguió su máxima ventaja en el partido con 4 puntos seguidos: 30-19. Pero los de Spoelstra, lejos de amilanarse, endosaron un 9-0 de parcial a Spurs que comenzó con un triple de Ray Allen y finalizó con extraordinarias jugadas de LeBron James al contraataque. Todo ello con una gran defensa de Miami tapando bien líneas de pase, volviendo de manera organizada si hay contraataque y con una defensa estática rápida y fuerte. Un brutal cuarto de James haciendo gala de gran parte de su repertorio como jugador (11 pts, 5/7 TC) puso por delante a Miami por primera vez en el partido (34-33). Manu Ginóbili fue de lo más destacable de su equipo aunque se tuvo que sentar al cometer una tercera rigurosa falta a 4 min del final del 2º cuarto. Con Ginobili y LeBron en el banco, fue Parker quien adquirió protagonismo, pero sin llegar a marcar diferencias en el marcador en un igualado choque que se fue al descanso con empate a 43.

Llevando a un grado superior esa expresión, la igualdad se acentúo más en el tercer asalto tras 2 cuartos para cada equipo. Solo en estos momentos el movimiento de balón de Spurs vio algo de luz. Una luz de la que careció el resto del partido en gran medida gracias a la excelsa defensa física y veloz que llevaron a la práctica los de Spoelstra. En un continuo intercambio de canastas,  dos triples de Kawhi Leonard parecían dar ventaja a los locales, pero volvió a aparecer, de nuevo, LeBron James. Pero por si no había quedado claro que había regresado al partido en el cuarto anterior, el alero consiguió 8 puntos seguidos en apenas 51 segundos (redondeando el cuarto con 14 puntos y 6/7 en tiros) que le valieron a su equipo para meterse de lleno en el partido de nuevo. Con Miami por delante, Patty Mills frenó la estampida de LeBron con dos triples y acciones defensivas para otorgar a San Antonio ventaja de cara a los últimos 12 minutos (78-77).

Chris Bosh apareció en los momentos clave. Foto: nba.com

El cuarto final empezó como el primero, con ambos equipos buscando la pintura y Bosh y Lewis, de nuevo, siendo las mejores referencias ofensivas de los de Florida. Tras canastas de uno y otro equipo, llegó el momento cumbre en partidos ajustados en unas Finales: aquella situación o situaciones límite en el que importan, y mucho, los detalles. El detalle del error, en este caso San Antonio Spurs, que con marcador a favor (87-85) falló hasta 4 tiros libres seguidos (2 que tuvo Tony Parker por flagrante y 2 de Tim Duncan por falta común). El detalle de la estrella: de nuevo LeBron fue trascendental con otro triple que puso por delante a Miami, con su gran defensa sobre Parker. El detalle del apoyo: una gran asistencia de James a Chris Bosh permitió a éste un triple abierto que puso sobre las cuerdas a los tejanos a menos de 2 minutos. El propio Chris Bosh ejerció como la clave, ya que tras el triple regaló una gran asistencia a Wade debajo de canasta que certificó el triunfo visitante por 98-96.

Además de esos detalles, Spurs hizo autocrítica: reconoció la gran labor de LeBron James pero también asimilaron que no fueron ellos en los momentos finales, y es que tal y como dijo Popovich: «Cometimos errores y no atacamos en equipo. Intentamos hacerlo de modo individual y no somos suficientemente buenos como para ganar así». Un modo individual que sí sabe explotar Miami y en el que impuso la ley natural: aquella que saca lo mejor de cada uno explotando las virtudes (individualismo de sus estrellas, juego físico) e intentando paliar los propios defectos (poca necesidad de banquillo). Un equipo lo hizo cuando importaba y el otro no.

A tener en cuenta:

*Con la serie empatada a 1, el ganador del tercer partido se ha adjudicado el 83% de las Finales (de 36, solamente 6 veces en la historia de la NBA no fue así).

*El formato es 2-2-1-1-1, por lo que, aún perdiendo San Antonio los dos seguidos que tiene fuera de casa contra Miami, la serie volverá sí o sí al AT&T Center.

*San Antonio nunca ha perdido unas Finales cuando las ha comenzado con factor cancha a favor, pero Miami siempre ha ganado el anillo con el Big Three después de perder el primer partido (2012 contra Thunder, 2013 contra Spurs). De hecho, Miami ha ganado las 5 series que comenzó perdiendo. Popovich solamente ha perdido 4 de sus 27 series cuando ha ganado el primer partido.

NÚMEROS

-Tim Duncan, que atrapó 7 rebotes ofensivos y 8 defensivos, iguala a Magic Johnson como el jugador con más dobles dobles en la historia de los playoff (157)

-LeBron James anotó 33 de sus 35 puntos en los 3 últimos cuartos. Pasó de un 25% en tiros (1/4 en el primer cuarto) al 72% (13/18 en los tres restantes). En la segunda parte, las 8 canastas de 11 intentos de LeBron James se produjeron fuera de la pintura.

-Importó la pintura y no el banquillo. El dominio en la zona fue de Miami: 44 puntos frente a los 34 de San Antonio. El banquillo no fue determinante al final del partido: 37 puntos de los secundarios de Spurs y 12 de Heat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *