Excelencia inalcanzable

Una primera parte excelsa de San Antonio lastró para el resto del partido a Miami, que nunca pudo remontar. Spurs retomó su fluidez de juego con Kawhi Leonard como gran valedor, quien realizó el mejor partido individual de su carrera.

Kawhi Leonard fue el gran protagonista. FOTO: nba.com

Cuando llega el tercer partido de unas Finales y el resultado hasta el momento es de empate a 1, la trascendencia del choque aumenta todavía más si cabe. Solamente aquel que pierde este round en esas circunstancias ha ganado el anillo en menos del 20% de las ocasiones. Y tras ver la sufrida victoria de los de Spoelstra en el AT&T Center, la serie se inauguraba en su cancha con el mejor de los síntomas. Sin embargo, estaba claro que San Antonio no había entregado el hacha de guerra ni mucho menos. No obstante, un asunto era disputar los partidos en cancha ajena y otra muy distinta rozar una inesperada excelencia nunca vista en unas Finales. Fue inalcanzable (y “una locura, irrepetible”, tal y como dijo Popovich) para cualquier equipo que lo hubiera intentado. Demasiado, incluso, para el defensor del anillo: Miami Heat.

Para hacerse a la idea del clínic de San Antonio en la primera parte: el único momento en el que Miami estuvo por delante de su rival en el marcador fue con el 4-2 inicial, y ello propiciado por una pérdida de los de Popovich. De hecho su brillante primer cuarto viene dado porque Spurs solamente no anotó en 4 posesiones de 23, y 2 de ellas fueron por pérdidas. Con esa brutal estadística, los tejanos comenzaron a mezclar juego incisivo, defensa agresiva y sobre todo mucho acierto de cara al aro. Un acierto precedido por una gran selección de tiro, un movimiento inteligente de balón y, por qué no decirlo, un día mágico en la anotación. Ampliaron su ataque estático para buscar puntos rápidos al contraataque con una fuerte defensa en el perímetro fundamentada en una gran labor entre Danny Green y Kawhi Leonard. Un Kawhi Leonard brillante que acabó el cuarto con 16 puntos entre mates, 2+1 y triples. En cuanto a Miami, LeBron James consiguió que la avalancha tejana no se reflejara tan de lleno en el marcador. Lo cierto no es que los locales estuvieran realizando una labor nefasta, es que el nivel exhibido por San Antonio (13 de 15 en tiros de campo) estaba siendo de otra constelación. Así, el final del primer cuarto reflejaba un brutal tanteo de 41-25.

Spurs realizó una primera parte envidiable. FOTO: nba.com

Con una pequeña brecha ya creada por parte de los de Texas, el recital visitante siguió en el comienzo del segundo cuarto con un parcial inicial de 17-4. Y esos 17 puntos, que llegaron sin fallar un solo lanzamiento, registraron en ese momento un apabullante 90’5% en tiros de campo. Todo ello, fundamentalmente, de la mano de Danny Green y Kawhi Leonard. Sin llegar al acierto del primer cuarto, San Antonio siguió imprimiendo ritmo y acierto en cada posesión sin llegar a fallar en dos seguidas salvo una vez. Miami recobró algo de aliento desde la línea de tres puntos con Rashard Lewis desde el perímetro, que castigó la mala defensa por breves instantes de su rival. Miami consiguió llegar al descanso con un buen tanteo de 50 puntos. El problema fue su rival, que alcanzó los 71 puntos.

Al comienzo del tercer cuarto, Miami salió con una actitud digna del actual campeón sin importar lo que se había visto hasta ahora, pero la losa de la primera parte era muy complicada de quitar. El partido recobró la “normalidad anotadora”, y los de Florida consiguieron al cabo de 5 minutos un parcial de 12-4 gracias a un inspiradísimo Dwyane Wade. San Antonio no quería perder todo el camino andado, y el banquillo mantuvo el marcador para que la inercia de Miami no les apabullase. No obstante, los de Spoelstra cerraron un buen tercer cuarto con un Wade que recordaba al del resto de playoffs y no al de los dos primeros partidos de las Finales. Al término del tercer periodo habían recortado la diferencia a tan solo 11 puntos: 86-75.

Pese a la buena segunda parte de Wade, Miami no pudo remontar. FOTO: nba.com

En el último asalto San Antonio, de la mano como no podía ser de otra manera de Kawhi Leonard, consiguió cercar a Miami y que no perdieran la ventaja en los minutos finales. Los de Florida no pudieron superar la barrera de los 10 puntos de distancia pese a que lo intentaron gracias a LeBron James y Dwyane Wade. Sin embargo los de Popovich demostraron gran fuerza mental para mantenerse en el marcador devolviendo el parcial de 12-4 del tercer cuarto y cerrando finalmente el partido 111-92.

Spurs consiguió más que una victoria en el tercer partido de las Finales. En primer lugar recuperó el factor cancha que se les había escurrido en el segundo encuentro. Además, consiguió demostrar que, a veces en el baloncesto, se puede rozar la excelencia anotadora. Incluso fue una buena prueba de fuego psicológica para aguantar el marcador en momentos en que Miami se encontraba mejor que ellos. Y, por último, fue la victoria del importante Game 3. El siguiente choque volverá a ser en Miami, pero los de Popovich lo afrontan con la tranquilidad de haber recuperado lo que lucharon con tanto tesón en Regular Season y con la estadística a favor que avala al ganador de este trascendental encuentro.

NÚMEROS

*El mejor partido estadístico en la carrera de Kawhi Leonard: 10/13 en tiros de campo con 3/6 en triples y 6/7 en tiros libres. 29 puntos, 2 robos y 2 asistencias. No solo eso, sino que ha pasado a James Worthy como el jugador más joven en las Finales en anotar 25 puntos o más con, al menos, un 75% de acierto.

*San Antonio Spurs batió el récord de acierto en una mitad en las Finales: 75’8% en tiros de campo (25/33). El anterior lo había establecido Orlando Magic en 2009 con un 75%, también en un tercer partido de las Finales contra Los Ángeles Lakers.

*Los 41 puntos en un cuarto de San Antonio no se había producido desde hace 47 años. En el sexto partido de las finales de 1967 entre Philadelphia 76ers y San Francisco Warriors (43-41)

*Las 7 asistencias de LeBron James le hacen entrar en el top10 de jugadores históricos con más asistencias en playoffs (1012).

*Boris Diaw acumuló un +20 en el partido. Lleva un +45 en los tres partidos de las Finales, la marca más alta de cualquier jugador en estas series.

*Danny Green y Kawhi Leonard anotaron los mismos puntos que LeBron James y Dwyane Wade: 44. La diferencia estuvo en el acierto. La pareja de Spurs alcanzó el 81% en TC y la de Miami el 65’4%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *