CONFERENCIA ESTE: ATLANTIC DIVISION

– NEW YORK KNICKS

– BROOKLYN NETS

– BOSTON CELTICS

– TORONTO RAPTORS

– PHILADELPHIA 76ERS

NEW YORK KNICKS

new-york-knicks-logo-1024x849Segundos en la Conferencia Este la pasada campaña pero decepcionantes Playoffs, cayendo en semifinales ante Indiana. Si el año anterior vivimos la explosión de Carmelo Anthony como MVP, este ha de ser la de su confirmación definitiva y la de su candidatura al título. Han tenido todo tipo de incorporaciones y bajas no muy decisivas (quizá Kidd, por la experiencia), convirtiendo su plantilla en una de las mejores del Este. Tendrán el problema de siempre: acoplar a Stoudemire en un equipo donde Melo ha rendido mejor como “4” y donde Tyson Chandler ha de ser el pívot titular por su nivel defensivo. Además, ha llegado Bargnani para jugar de interior abierto y abrir espacios. Veremos muchos minutos de small-ball en New York, siguiendo el mismo patrón que Miami.

Beno Udrih, Metta World Peace y Bargnani son sus grandes fichajes y mejoran, en líneas generales, a los que se han ido. Su objetivo debe ser, como mínimo, alcanzar las finales de Conferencia y, a partir de ahí, pelear.

Altas: Andrea Bargnani (Raptors), Metta World Peace (Lakers), Beno Udrih (Magic), Tim Hardaway Jr. (N), CJ Leslie (N), Jeremy Tyler
Bajas: Jason Kidd (retirado), Chris Copeland (Pacers), James White (Reggiana), Steve Novak (Raptors), Marcus Camby (Rockets), Quentin Richardson y Earl Barron (agentes libres)

Estrella: Carmelo Anthony. Sin duda, sus números del año pasado ya pusieron de relieve su importancia capital en el equipo, con mejores porcentajes desde el triple y más decisivo, con una selección de tiro muy digna. Si continúa con ese nivel, llevará a los Knicks muy lejos. Seguirá enfrentado en el Este a LeBron James y están condenados a verse las caras en Playoffs.

Atentos a: JR Smith. Mejor sexto hombre de la liga, se perderá los primeros cinco partido de la temporada pero, saliendo desde el banquillo, seguirá siendo vital. Su principal problema, esa cabecita, parecía centrada en New York y así ha de ser para el interés del equipo.

Entrenador: Mike Woodson. Sin ser una maravilla ni revolucionar absolutamente nada, colocó a Carmelo en el puesto de “4” y lo rodeó de tiradores. Conclusión: éxito. El tridente ofensivo Felton-Smith-Anthony funciona y eso hay que apuntárselo a Woodson.

Pronóstico: Finales de Conferencia como mínimo. Agresiva apuesta este año en los Knicks, con James Dolan a la cabeza. Plantilla profunda, estrella en el Top-5 de la NBA (diga lo que diga ESPN), ancla defensiva interior y complementos exteriores fiables. Se juntan todos los factores para dar un paso más.

BROOKLIN NETS

200px-BrooklynNetsProyecto faraónico el que presentan esta temporada los Brooklin Nets. Su dueño, el magnate ruso Mikhail Prokhorov, ha tirado la casa por la ventana y ha conformado una plantilla de videojuego que opta a todo. Para ello, se tendrá que rascar un poco el bolsillo, ya que estamos ante la plantilla más cara de la historia de la NBA, con más de 100 millones de gasto salarial, a los que hay que sumar los 70 que tendrá que pagar en concepto de impuesto de lujo. Calderilla para un Prokhorov que se ha empeñado en hacer de los Nets un equipo campeón.

Para ello, cuentan con el que puede ser el mejor cinco inicial de toda la NBA. Un quinteto totalmente All Star, ya que sus cinco componentes han disputado el partido de las estrellas al menos una vez. En ese cinco inicial se mantienen tres de los pilares del equipo la temporada pasada, como son Deron Williams, Joe Johnson y Brook López, y se unen dos futuros Hall of Fame como son Paul Pierce y Kevin Garnett. El fichaje de estos dos jugadores se produjo la misma noche del Draft, en un mega traspaso entre los Nets y los Celtics. En ese trade, por si fuera poco, Brooklin consiguió hacerse con los servicios de uno de los mejores sextos hombres de la NBA, Jason Terry. En definitiva, una noche para recordar.

Si el quinteto es una auténtica locura, el banquillo tampoco está nada mal. Al ya mencionado Jason Terry, se ha unido el ruso Andrei Kirilenko, que ha renunciado a mucho dinero para unirse al proyecto de su compatriota, además de dos jugadores interiores interesantes que continúan, como son Andray Blatche y Reggie Evans. Pero si hablamos de banquillo, una de las grandes novedades de estos Nets es la presencia como entrenador de Jason Kidd, toda una leyenda sobre la pista que se estrena al frente de un proyecto apasionante.

Altas: Jason Kidd (Entrenador), Mason Plumlee (N), Paul Pierce, Kevin Garnett y Jason Terry (Celtics), Andrei Kirilenko (Timberwolves), Alan Anderson (Raptors), Shaun Livingston (Cavaliers).
Bajas: P.J Carlesimo (Entrenador), Gerald Wallace, Kris Humphries, Keith Bogans y Kris Joseph (Celtics), C.J Watson (Pacers), Jerry Stackhouse (retirado).

Estrella: Deron Williams. Si bien es cierto que la temporada pasada no consiguió mantener la regularidad que se esperaba de él, está claro que estamos ante uno de los mejores bases de la liga. Deron, por calidad y por la posición en la que juega, debe ser el líder de un equipo que tendrá muchas opciones en ataque. Además, contar con la presencia de Jason Kidd en el banquillo tiene que ser importante para él, ya que siempre es bueno aprender de los mejores, y Kidd lo fue.

Atentos a: La vieja guardia Celtic. En un proyecto con tanta superestrella, siempre es importante contar con una amplia dosis de experiencia y veteranía. Pues bien, los Nets, con los fichajes de Pierce y Garnett, han comprado experiencia para dar y tomar. Son dos jugadores de primerísimo nivel que además aportan esa intensidad tan necesaria. Lo que está claro es que no son dos chavales, y Jason Kidd deberá darles descanso durante la Regular Season para que puedan llegar frescos a los Playoffs.

Entrenador: Jason Kidd. Como jugador, estamos ante uno de los mejores bases de los últimos tiempos. Sus 10 veces All Star lo dicen todo. Anunció su retirada el pasado tres de junio, y tan solo 10 días después se anunció su nombramiento como entrenador de los Nets, firmando por cuatro temporadas. Habrá que ver como se acopla a los banquillos, sin haber pasado la etapa previa de ayudante. Tendrá mucho trabajo, ya que deberá saber dividir los roles de tanta estrella.

Pronóstico: Está claro que los Nets han dado un paso de gigante hacia la pelea por el anillo. El problema es que este tipo de equipos no suelen funcionar en su primer año, un ejemplo claro lo tenemos en los Miami Heat. Además, habrá que ver como se conjuntan tantos gallos en un mismo corral. Si consiguen gestionar bien los egos y que todos los jugadores estén implicados al 100%, estamos ante un serio candidato al anillo. El pronóstico es el de llegar a Finales de Conferencia.

BOSTON CELTICS

boston-celtics-logo-f885cLos orgullosos verdes afrontan una de las temporadas con más incertidumbre de su impresionante historia. El año pasado con Garnett y Pierce en el equipo llegaron a playoff casi por inercia después de un comienzo nada prometedor. No tenían un roster que impusiera, más allá de saber que su orgullo siempre permanece intacto. La desgraciada lesión de Rajon Rondo terminó por sacar un lado positivo de la situación: el desarrollo en el backcourt de Courtney Lee y Avery Bradley. Sin poderse catalogar como “estrellas”, ambos consiguieron tener una continuidad aceptable para el devenir de Boston, hasta que la evidencia cayó por su propio peso al ser eliminado el equipo en primera ronda de Playoffs. Además Jeff Green consiguió añadirse a este dúo como un obrero más que promete sacrificio y rachas aceptables de juego. Pese a todo esto, Boston siempre dio la sensación de ser un equipo que no daba para mucho más de lo que hicieron. Un equipo que necesita una transición que sea digna del equipo más laureado de la NBA. Y para ello, necesitará paciencia y tal vez un año flojo.

Por ello precisamente ésta puede ser la temporada. No obstante, ha reforzado una posición que necesitaba urgentemente, y más teniendo en cuenta la marcha de Garnett del equipo. Vitor Faverani y Kelly Olynyk han llegado para que la pintura de Boston no sea un juego de niños para los equipos rivales, pese a no ser ninguno de ellos interiores punteros en la zona. Además esperan la vuelta a las canchas de Rajon Rondo y que Jared Sullinger consiga ser ese prometedor jugador que parecía en un principio, si las lesiones (entre otras cosas) le dejan.

Altas: Keith Bogans, MarShon Brooks Kris Humphries y Gerald Wallace (Nets), Vítor Faverani (N), Kelly Olynyk (N), Phil Pressey (N)

Bajas: Kevin Garnett, Jason Terry y Paul Pierce (Nets), Fab Melo, Shavlik Randolph, D.J. White, Chris Wilcox, Terrence Williams.

Estrella: Rajon Rondo. Es indiscutible que Boston Celtics necesita a un jugador sobre cualquier otro. Eso de por sí solo ya le da el derecho a Rondo de considerarla la estrella del equipo. Pero es que además Rondo es uno de los mejores bases de la NBA, con una habilidad innata para asistir y un carisma como pocos para liderar un equipo. Su facilidad para hacer jugar al resto y que las piezas encajen está fuera de toda duda.

Atentos a: Vitor Faverani. Con amplio conocimiento del baloncesto europeo, Faverani puede ser ese jugador que marque diferencias en determinados partidos. No es un portento en la zona, pero es un jugador inteligente con aptitudes y con suficiente calidad para ser una referencia en la pintura.

Entrenador: Brad Stevens. Superlativa la tarea que tiene ante sí el jovencísimo entrenador de Boston. No solo tendrá que encajar piezas nuevas e imponer su filosofía, sino hacerse respetar en el vestuario.

Pronóstico: Plantear que Boston Celtics no entrará en Playoffs a final de temporada puede sonar una osadía, pero mirando al resto de rivales es lo más probable que suceda. Su primer objetivo es el de hacer un digno papel en Regular Season peleando hasta los últimos partidos una octava plaza del Este. El problema es que este año en esta Conferencia, los Playoffs se van a vender más caros. Nuevo entrenador, nuevos jugadores, y partiendo sin su estrella. Todo parece indicar que este será año de transición.

TORONTO RAPTORS

raptors-logoAires de renovación en Toronto. Y no solo en la pista, sino también en los despachos, ya que su movimiento más importante se ha producido en ese ámbito, con la llegada de Massai Ujiri como General Manager, premiado la pasada temporada como ejecutivo del año, merced a su gran labor con los Denver Nuggets. Precisamente Ujiri ha sido el ideólogo del movimiento más ventajoso para los canadienses durante el verano, el de la marcha de Andrea Bargnani rumbo a New York, recibiendo a cambio a Steve Novak, una primera ronda del Draft de 2016 y dos futuras segundas rondas. Un gran trade tanto en lo deportivo como en lo económico, ya que la ficha de Bargnani era realmente alta y no estaba dando el nivel que se esperaba de él.

Será interesante ver desde el inicio de temporada como funciona un equipo renovado a mitad de la campaña pasada, cuando llegó al Air Canada Centre Rudy Gay, en ese gran traspaso que mandó a José Manuel Calderón a los Pistons tras ocho años en la franquicia. A pesar de que la temporada en conjunto fue nuevamente decepcionante, el final de la misma fue esperanzador, con la base del equipo ya confeccionada, por lo que este año hay mejores expectativas con la llegada de nuevos jugadores que han aportado más profundidad de banquillo, algo de lo que carecía el equipo de Dwane Casey el año pasado.

Se trata de un equipo con jugadores muy jóvenes en los que hay depositadas muchas esperanzas. Su punto fuerte, sin duda, está en la amplia e interesante rotación exterior, con la pareja Gay-DeRozan como estandarte, aunque cuentan con demasiadas carencias en la zona, donde no cuentan con ningún jugador de referencia que pueda condicionar a las defensas rivales.

Altas: Steve Novak (Knicks), Austin Daye (Grizzlies), Julyan Stone (Nuggets), D.J Augustin y Tyler Hansbrough (Pacers), Dwight Buycks (BCM Gravelines)

Bajas: Andrea Bargnani (Knicks), Linas Kleiza (Amnistiado), Marcus Camby (Rockets), Alan Anderson (Nets), John Lucas III (Jazz), Mickael Pietrus, Sebastian Telfair, Quentin Richardson.

Estrella: Rudy Gay. Tras su gran final de campaña, nadie en Toronto pone en duda que Gay es el líder de este equipo. Sus números le avalan, ya que en los 36 partidos que disputó, los Raptors lograron un 50% de victorias y se fue hasta los 19 puntos y 6 rebotes de promedio. De su nivel de compenetración con DeRozan dependerán muchas de las opciones de Toronto.

Atentos a: Jonas Valanciunas. Muchas esperanzas hay puestas en Toronto con el jugador lituano, que afronta su segunda temporada en la NBA con la idea, y casi la certeza, de contar con más minutos e influencia en el juego. La escasa competencia que tendrá en la pintura, le hace ser uno de los hombres importantes de estos Raptors. Además, se ha puesto las pilas en verano, con el objetivo de mejorar físicamente y no cometer tantas faltas personales.

Entrenador: Dwane Casey. Bonito y a la vez complicado el reto que se le presenta a Casey en esta temporada. Ya fue criticado por algunos sectores de la afición durante la pasada campaña y su continuidad estuvo en el aire. Está ante la oportunidad de quitarse la espina de las pasadas temporadas, donde el equipo comenzaba siempre ilusionado y acababa decepcionando

Pronóstico: A pesar de la tremenda igualdad dentro de la Conferencia Este, Toronto debe ser un equipo candidato a pelear por la octava plaza que da derecho a jugar los Playoffs. Si consiguen mejorar en los finales igualados, su lastre la pasada temporada, y ante sus rivales directos, podrán optar a ella. El pronóstico es que no entrarán en Playoffs.

PHILADELPHIA 76ERS

philadelphia-76ersFracaso. Así se define la pasada temporada de Philadelphia 76ers. Una franquicia marcada el año pasado por el caso Bynum. Tremendamente cara y fallida le salió la apuesta ya que el pívot no jugó un solo minuto por la lesión que arrastraba desde que se le fichó, sin tiempo estimado de regreso, a lo que no ayudó que el jugador no se cuidara ni física ni mentalmente. Además no le concedió ningún trato de favor a su ex equipo, y Philadelphia vio como se esfumaba la posibilidad de cimentar su futuro en un posible jugador franquicia. El equipo resultó un chasco también durante la temporada, ya que pese a tener a un Jrue Holiday espectacular, el rendimiento del conjunto se fue evaporando poco a poco hasta fracasar en su intento de alcanzar los playoff. Una mala campaña que no parece que tenga arreglo para la siguiente.

Por si no fuera poco la temporada pasada con un interior lesionado, la franquicia ha decidido correr nuevamente otro riesgo, aunque en este caso de diferente dimensión. Se presume que Nerlens Noel podría estar disponible ya para diciembre tras su lesión. Aun con él recuperado, el equipo tendrá que hacer mucho más que escoger jugadores en el quinteto si quiere tener una mínima opción de playoff.

Altas: James Anderson (Rockets), Michael Carter-Williams (N), Gani Lawal, Darius Morris (Lakers), Nerlens Noel (N), Tony Wroten (Grizzlies).
Bajas: Andrew Bynum (Cavaliers), Jrue Holiday (Pelicans), Justin Holiday, Royal Ivey, Charles Jenkins, Damien Wilkins, Dorell Wright (Trail Blazers), Nick Young (Lakers)

Estrella: Thaddeus Young. Con la baja de Jrue Holiday, Young se convierte en el jugador experimentado y más importante estadísticamente del equipo. Pero algo no marcha bien en la franquicia cuando su jugador guía no tiene el mismo renombre, caché o genera la ilusión que otros homólogos repartidos entre los distintos equipos.

Atentos a: Nerlens Noel. Su vuelta será muy esperada, ya que es una de las promesas del baloncesto norteamericano y hasta hace relativamente poco tiempo estaba considerado como el número 1 del draft. Habrá que ver cuándo vuelve y sobre todo cómo regresa.

Entrenador: Brett Brown. Un campeón NBA desde los banquillos en 2007 al lado de nada más ni nada menos que Gregg Popovich. El currículum no es nada malo teniendo en cuenta la necesidad que tienen los Sixers de empezar con una sólida base. Mucho trabajo tendrá por delante el americano: compactar un equipo, crear un estilo y combatir las lesiones.

Pronóstico: Philadelphia debe ser realista con sus objetivos. Alcanzar un puesto de Playoffs es muy complicado dada la reconstrucción a menos sufrida este año. No obstante el equipo podría salvar la temporada si lucha esa posibilidad hasta los partidos finales. Aún así, lo lógico es que a final de temporada no esté entre los 8 mejores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *